Recetas de cocina saludables·Sin categoría·Vida Sana

Receta: Granola casera

Buenos días de lunes.

Una semana más estoy aquí para traeros una deliciosa receta y enseñaros que el comer sano no está reñido con el sabor.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. Es el que nos aporta la energía para empezar el día, además de que son las calorías que podemos quemar más fácilmente, pues son las primeras que entran en nuestro organismo. En España tenemos la manía, muchos parece que ya van cambiando el chip, de tomarse un simple café o unas tostadas y dejar las comidas fuertes para el mediodía o para la noche, cuando es justo lo contrario.

Para mantener una dieta sana y equilibrada no tienes que pasar hambre. Tienes que enseñar a tu cuerpo y a tu mente a comer y para ello se deben hacer 5 comidas al día. El desayuno, al ser el primero es importante que tenga los nutrientes necesarios para aportar energía al principio del día. Después a media mañana, podemos picar algo (yo suelo comer una pieza de fruta o si no he comido cereales por la mañana, me como un mini de jamón o queso). A mediodía comemos normal, nada de grandes cantidades. Y en esta comida, si nos apetece, podemos comer algo de hidratos de carbono, pero cuidado con ellos, sinceramente, si puedes vivir sin ellos, mejor que mejor. A media tarde, antes de que el león que tienes en tu estómago te ruja, puedes picar algo, una barrita energética, un té con unas galletas, una pieza de fruta, un yogurt con muesli. Y por último la cena. Lo importante es llegar a la hora de la cena sin tener casi hambre. Primero no devoraremos lo primero que pillemos, segundo comeremos más tranquilos y, por consiguiente, masticaremos mejor ayudando a nuestro estómago. Tercero y último, comeremos sano, sobre todo si nos hacemos un plan de comida y cena semanal.

Si te saltas alguna comida, mal vamos. Porque el estómago es importante que esté en continuo proceso de movimiento, eso hará que no pare, y note que las grasas que entran las puede eliminar porque no las necesita para momentos de hambruna. Sí, el cuerpo es tan sabio, que si no le das de comer, intenta reservar todo aquello que crea que es importante para seguir funcionando y la grasa, suele ser uno de esos componentes. Yo no lo sabía hasta que me puse a investigar sobre el tema.

Después de esta breve charla de lo importante que es hacer esas cinco comidas al día, hoy os traigo una receta que me preparo para los desayunos sin prisa del fin de semana. La granola.

Los cereales me encantan, pero quieras o no, todos aquellos que sean comprados y estén procesados, tienen una cantidad de azúcares y cosas que no nos ayudan en nuestro día a día. Así que mejor los eliminamos y los hacemos en casa. Es una receta rápida y muy sabrosa, así que no dejes de hacerla.

La granola es una mezcla de avena, frutos secos, frutas secas, especias y edulzantes naturales. Así que no puede ser más fácil. La que a mi más me gusta preparar es una granola con chocolate y es que me puede, pero si es chocolate negro, no tengo porque estar pecando tanto, ¿no creeis? Lo importante es que sea lo más natural y menos procesado posible. Cuanto más negro mejor, porque no lleva entonces leche ni edulcorantes.

INGREDIENTES

3 tazas copos de avena

50 gr chocolate negro para fundir 70% cacao (mínimo). También sirven chips de chocolate negro

2 cdas de panela molida

1 cda de aceite de oliva (también puedes poner aceite de coco o mantequilla)

1 cda de chocolate en polvo (yo utilizo la marca valor) desgrasado 0% azúcares

1 cda de canela en polvo

1 puñado uvas pasas

Almendras laminadas

2 cdas de miel

RECETA

Ponemos el horno a precalentar, arriba y abajo a 160 grados

wp-1463207797140.jpg

En una bandeja para horno ponemos papel para hornear y encima, los copos de avena y le añadimos el aceite de oliva. Removemos bien para que se impregnen los copos. Después añadimos: la panela molida, el chocolate en polvo y la canela y removemos bien, con las manos o una cuchara. También ponemos: uvas pasas y almendras laminadas. Y volvemos a remover. Metemos en el horno durante unos 15 minutos. Pero recomiendo que, como cada horno es un mundo, se vaya vigilando de vez en cuando, incluso moviendo nuestra mezcla con una cuchara o espátula, para que los copos de avena se doren bien y la mezcla no se nos pegue o queme.

wp-1463207829287.jpgCuando veamos que los copos empiezan a cambiar de color, es el momento de apagar el horno y sacar nuestra mezcla. Entonces agregaremos otra cucharada de miel (se pueden poner dos, eso es a gusto de la persona que la tome) y mezclaremos bien pues nos será mucho más fácil que cuando esté fría y más dura. Cuando veas que la mezcla está algo templada, tirando a fría es el momento de agregar los chips de chocolate (si no tienes chips y sí tableta, solo tienes que rallar los 50 gramos y agregarlos en este momento).

Cuando esté completamente fría la pasaremos a un recipiente seco y hermético donde la guardaremos y tomaremos cuando nos apetezca. El tiempo de duración suele ser un mes más o menos, aunque nunca he sabido si más porque a mi no me dura tanto 🙂 🙂

Después solo la tienes que añadir con el ingrediente que más te guste. A mi me gusta la mezcla: Un poco de kéfir, la fruta que más me apetezca, como por ejemplo fresas y por último la granola. Remuevo, dejo reposar un rato y listo.

photostudio_1463207685404

Con esta mezcla suelo tomarme un zumo de naranja con un poco de limón y así: lácteos, fruta y cereales por la mañana todo en uno.

Otro día os traeré otros estupendos y sanos desayunos para el día a día. ¡No te los pierdas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s